S05. Aperitivo

… para abrir boca …

Fragmento del ‘Tío Tungsteno’ de Oliver Sacks, Editorial Anagrama, 2003, traducción de Damián Alou, pp 161-162.

…El libro de Griffin, mi primera guía de laboratorio, fue escrito en la primera mitad del siglo XIX, y muchas de sus fórmulas, y por tanto muchas de sus masas atómicas, eran tan erróneas como las de Dalton. Tampoco es que eso, en la práctica, importara mucho, y tampoco, de hecho, menoscababa la gran virtud, las muchas virtudes de Griffin. Es posible que sus f´romulas y masas atómicas estuvieran equivocadas, pero los reactivos que sugería, y sus cantidades, eran los exactos. Lo único que era erróneo era la interpretación, la interpretación formal.

Con tal confusión acerca de las moléculas elementales, añadida a la incertidumbre acerca de las fórmulas de muchos compuestos, la misma idea de masa atómica comenzó a quedar desacreditada en la década de 1830, y, de hecho, la misma idea de los átomos perdió credibilidad, hasta el punto de que Dumas, el gran químico francés, exclamó en 1837: «Si de mí dependiera, borraría la palabra átomo de la ciencia.»

Finalmente, en 1858, un compatriota de Avogadro, Stanislas Cannizzaro, comprendió que la hipótesis de 1811 de Avogadro proporcionaba una elegante salida a una confusión de décadas acerca de los átomos y las moléculas, las masas atómicas y equivalentes. El primer ensayo de Cannizzaro fue tan ignorado como lo había sido el de Avogadro, pero cuando,  a finales de 1860, los químicos se reunieron en el primer congreso internacional de química, celebrado en Karlsruhe, fue la ponencia de Cannizzaro la que más destacó, acabando con un sufrimiento intelectual de muchos años.

Ésta era la parte de la historia que descubrí cuando salí de mi laboratorio y obtuve autorización para entrar en la biblioteca del Museo de la Ciencia en 1945.  Era evidente que la historia de la ciencia no era ni mucho menos un camino recto y lógico, sino que daba saltos, se bifurcaba, convergía, divergía, se salía por la tangente, se repetía, se metía en atascos y rincones. Había algunos pensadores que prestaban poca atención a la historia (y es posible que hubiera algunos investigadores a quienes les había resultado mucho más beneficioso no saber nada de sus precursores o antecedentes; es posible que Dalton se hubiera topado con más dificultades a la hora de postular su teoría atómica de haber conocido la larga y confusa historia del atomismo de los dos mil años que le precedieron). Pero había otros que no dejaban de reflexionar acerca de la historia de su materia, y cuyas contribuciones estaban íntegramente relacionadas con esa reflexión, y estaba claro que ése era el caso de Cannizzaro. Éste le había dado muchas vueltas a las ideas de Avogadro; había visto las implicaciones de su hipótesis mejor que cualquier otro; y con ellas, y su propia creatividad, había revolucionado la química.

Cannizzaro creía fervientemente que la historia de la química debía estar presente en la mente de sus alumnos. En un hermoso ensayo acerca de la enseñanza de la química, relató cómo introdujo a sus estudiantes «intentando colocarlos… al mismo nivel que los contemporáneos de Lavoisier», a fin de que experimentaran, al igual que aquéllos, toda su fuerza revolucionaria, lo asombroso de su pensamiento; y que luego avanzaran unos años, a fin de poder experimentar la súbita y cegadora iluminación de Dalton.

«A menudo ocurre», concluyó Cannizzaro, «que la mente de una persona que aprende una nueva ciencia tiene que pasar a través de todas las fases que ha atravesado la ciencia en su evolución histórica.» Las palabras de Cannizzaro tenían para mí una significación muy especial, pues, en cierto modo, yo también revivía, recapitulaba, la historia de la química en mí mismo, redescubriendo todas las fases por las que había pasado.

 

FragmentoTíoTungsteno.Aperitivo

Anuncios

1 thought on “S05. Aperitivo”

  1. Con referencia al texto indicado en esta primera sesiòn del segundo ciclo de RBQ, me parece muy interesante la utilizaciòn de losmcodificadores CD,CPC y CC, , asì mismo la frase “El estudiante universitario exitoso que se convierte en profesor novato”, me traslado a muchos casos de nosostros los profesores del Instituto ,
    Asì como otro foco rojo es el referente al paradigma perdido en la investigaciòn sobre la enseñanza, la cual debe ir de la mano ya que la enseñanza sin investigaciòn siempre el conocimiento queda incompoleto.
    Por lo que me permito felicitar a los coordinadores de el seminario repensar la Bioquimica ya que nos hacen concientizarnos y comprometernos a ser mejores como profesores y como transmisores de conocimientos que somos,

El siguiente espacio es para que publiques tu participación en formato de pregunta, comentario o reflexión, ten en cuenta que antes deberás leer el documento de referencia de la sesión que corresponda, gracias por tus valiosas aportaciones.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s